El escote no incomoda

Siempre he escuchado que dicen que cuando una se casa, tiene que ser más recatada, no mostrar tanto, mucho menos el escote.



Pero yo no estoy de acuerdo. Tu estado civil no puede decidir la forma en la que te vistes.


“Vístete cómo te sientas cómoda, como te haga sentir bien a ti. Eres tú quien se tiene que gustar.”

Siempre he usado escotes, cuando conocí a mi esposo de hecho me conoció con escote y no por ello me faltó el respeto o pensó cosas erróneas de mi.


La estigmatización del escote


Nunca hay razones suficientes para juzgar a una mujer. Hoy más que nunca nos juzgan, frases como "Uy como vas a usar falda si ya estás casada, cómo vas a usar escote si ya estás casada, como vas a usar mucho maquillaje si ya estás casada", como si antes de casarme los hubiera usado para encontrar marido. ¡ERROR!


¿Entonces porqué lo usamos?

Es parte de nuestra anatomía, las que tenemos mucho busto nos acalora esa parte, nos fastidia tener ropa apretada en esa zona.

Y de ser posible andaríamos sin nada por el mundo y me refiero al Brassier, aquél aparato de tortura que muchas debemos usar.

Otras razones por la que lo usamos es que nos gusta lucir nuestros atributos, vernos quizá más femenina, sentirnos hermosas, sin que eso signifique vulgaridad.


Y no es que vayamos con un escote de infarto que llegue al ombligo, no, para nada, pero en esta sociedad el mero hecho de mostrar un poco de carne a veces te hace acreedora de tremendos comentarios del siglo pasado.


¡Sean libres de usar lo que mejor les parezca!